Seguidores

viernes, 13 de enero de 2017

Hiena Manchada (Crocuta crocuta)




Las hienas manchadas son reconocidas como unos famosos carroñeros que suelen alimentarse de los restos dejados por otros depredadores. Pero estas fornidas bestias también son hábiles cazadoras, capaces de abatir ñues y antílopes. Aunque como buenos oportunistas no desaprovechan nada que llevarse a la boca.
En una África cada vez más superpoblada, las hienas y los humanos entran en contacto con frecuencia. De hecho, los Maasai de Kenia y Tanzania dejan a sus muertos para que los devoren las hienas. Sin embargo, estos inteligentes y audaces animales saquean despensas, cosechas, y se les achacan numerosas pérdidas de ganado e incluso de vidas humanas. En algunas regiones han sido perseguidas objeto de intensas cacerías, ya que se les considera alimañas.
La hiena manchada es la más grande de las tres  especies de hiena existentes, además del lobo de tierra. Las otras dos son la hiena parda y la hiena rayada. Aunque se parecen a los perros, en realidad están más relacionadas con los gatos. Están presentes en gran parte de África, y más hacia el este, desde Arabia hasta India. Las hienas manchadas conviven en grandes grupos llamados clanes, que pueden contar con hasta 80 individuos, organizados matriarcalmente.
Las hienas manchadas tienen un sentido del oído muy desarrollado, y disfrutan de una excelente visión nocturna. Son rápidas y pueden correr largas distancias sin acusar el cansancio. Los grupos colaboran para aislar a un animal de una manada, a veces uno enfermo o debilitado, y lo persiguen hasta matarlo. Los vencedores suelen luchar por el botín, ya sea entre ellos o contra otros animales poderosos, como los Leones.
Las hienas manchadas son bastante “parlanchinas”, y emiten una amplia variedad de sonidos, incluida la “risa”, que durante mucho tiempo se ha asociado a su nombre.
Por su conducta principalmente nocturna no se deja ver con facilidad a la luz del día, ese motivo dificulta poder fotografiarlas, estas fotos las he realizado en varias de las visitas a Maasai Mara. 


Hiena Manchada (Crocuta crocuta), ejemplar adulto.
 Cámara Nikon D4, objetivo Nikon 600mm f4 VR, v1/250s, F/7.1, ISO 220.
 Maasai Mara National Reserve, Kenya.


  Hiena Manchada (Crocuta crocuta), macho mordiendo a hembra durante la copula.
Cámara Nikon D300, objetivo Nikon 200-400mm f4 VR, v1/50s, F/4.5, ISO 800.
 Maasai Mara National Reserve, Kenya.



Hiena Manchada (Crocuta crocuta), copula.
 Cámara Nikon D300, objetivo Nikon 200-400mm f4 VR, v1/80s, F/4.5, ISO 800.
 Maasai Mara National Reserve, Kenya.

Hiena Manchada (Crocuta crocuta), cachorro mostrando primer pelaje negro.
 Cámara Nikon D4, objetivo Nikon 300mm f2.8 VR, v1/640s, F/7.1, ISO 450.
 Maasai Mara National Reserve, Kenya.

Hiena Manchada (Crocuta crocuta), cachorro cambiando el pelaje negro por el moteado definitivo.
 Cámara Nikon D4, objetivo Nikon 600mm f2.8 VR, v1/250s, F/7.1, ISO 160.
 Maasai Mara National Reserve, Kenya.


Hiena Manchada (Crocuta crocuta), cachorro defecando.
 Cámara Nikon D4, objetivo Nikon 600mm f4 VR, v1/320s, F/5, ISO 560.
 Maasai Mara National Reserve, Kenya.


Hiena Manchada (Crocuta crocuta), ejemplar adulto oteando el horizonte
 Cámara Nikon D4, objetivo Nikon 600mm f4 VR, v1/180s, F/7.1, ISO 180.
 Maasai Mara National Reserve, Kenya.


Hiena Manchada (Crocuta crocuta), hembra matriarca en las inmediaciones de la guarida.
 Cámara Nikon D4, objetivo Nikon 600mm f4 VR, v1/250s, F/7.1, ISO 400.
 Maasai Mara National Reserve, Kenya.


Hiena Manchada (Crocuta crocuta), hembra anciana.
 Cámara Nikon D4, objetivo Nikon 600mm f4 VR, v1/250s, F/7.1, ISO 160.
 Maasai Mara National Reserve, Kenya.

Hiena Manchada (Crocuta crocuta), jóvenes jugando con colmillos de Facocero.
 Cámara Nikon D4, objetivo Nikon 600mm f4 VR, v1/250s, F/7.1, ISO 160.
 Maasai Mara National Reserve, Kenya.
 

Hiena Manchada (Crocuta crocuta), hembra matriarca amamantando cachorro.
Cámara Nikon D4, objetivo Nikon 300mm f2.8 VR, v1/200s, F/7.1, ISO 320.
 Maasai Mara National Reserve, Kenya.

Hiena Manchada (Crocuta crocuta), ejemplar adulto seguido por adolescentes.
 Cámara Nikon D4, objetivo Nikon 600mm VR, v1/320s, F/5, ISO 560.
 Maasai Mara National Reserve, Kenya.


Hiena Manchada (Crocuta crocuta), jóvenes ejemplares haciendo muecas. 
 Cámara Nikon D4, objetivo Nikon 600mm  f4 VR, v1/320s, F/5, ISO 720.
 Maasai Mara National Reserve, Kenya.


Hiena Manchada (Crocuta crocuta), con las primeras luces las hienas abandonan la sabana para refugiarse en su guarida. 
 Cámara Nikon D4, objetivo Nikon 200-400mm f4 VR, v1/100s, F/4, ISO 800.
 Maasai Mara National Reserve, Kenya.

Hiena Manchada (Crocuta crocuta), ejemplar adulto.
 Cámara Nikon D4, objetivo Nikon 600mm f4 VR, v1/320s, F/5, ISO 1100.
 Maasai Mara National Reserve, Kenya.


Hiena Manchada (Crocuta crocuta), una hiena es lo bastante valientes como para arrebatar la comida a dos leonas adultas.
 Cámara Nikon D4, objetivo Nikon 14-24mm, v1/60s, F/2.8, ISO 320.
 Maasai Mara National Reserve, Kenya.



miércoles, 11 de enero de 2017

Flamenco Común (Phoenicopterus roseus)



El Flamenco Común (Phoenicopterus roseus), por su notable tamaño y su peculiar aspecto,  resulta posiblemente la más espectacular de todas las aves acuáticas que pueblan nuestros humedales.
Su llamativo colorido y estilizada silueta, puede ser vista en muchos de nuestros mejores enclaves húmedos costeros mediterráneos y suratlánticos, también en algunas lagunas del interior, como la malagueña de Fuente de Piedra (donde se asienta su principal colonia de cría en España) y una de las más importantes de todo el Mediterráneo, o en algunas localidades manchegas.
Hoy os muestro algunas de las fotografías que le he realizado ha esta singular especie.


Flamenco Común (Phoenicopterus roseus), pequeño grupo al amanecer.
Cámara Nikon D4, objetivo Nikon 600mm VR, 
v1/500s, f/4, ISO 110.
La Mancha.

Flamenco Común (Phoenicopterus roseus), retrato.
Cámara Nikon D300, objetivo Nikon 600mm VR, v1/1000s, f/9, ISO 200.
La Mancha.

Flamenco Común (Phoenicopterus roseus), iniciando el vuelo.
Cámara Nikon D4, objetivo Nikon 600mm VR,
v1/1600s, f/6.3, ISO 400.
La Mancha.

Flamenco Común (Phoenicopterus roseus), en vuelo.
Cámara Nikon D200, objetivo Nikon 70-200mm VR, 
v1/800s, f/5, ISO 100.
La Mancha.

Flamenco Común (Phoenicopterus roseus), en vuelo.
Cámara Nikon D300, objetivo Nikon 200-400mm VR, 
v1/1600s, f/9, ISO 400.
La Mancha.

Flamenco Común (Phoenicopterus roseus), iniciando el despegue.
Cámara Nikon D4, objetivo Nikon 600mm VR,
v1/1600s, f/6.3, ISO 400.
La Mancha.

Flamenco Común (Phoenicopterus roseus), filtrando lodo.
Cámara Nikon D4, objetivo Nikon 600mm VR + TC 2 III, 
v1/640s, f/10, ISO 450.
La Mancha.

Flamenco Común (Phoenicopterus roseus), ejemplares con plumaje juvenil al amanecer.
Cámara Nikon D4, objetivo Nikon 600mm VR,
v1/60s, f/4.5, ISO 250.
La Mancha.

Flamenco Común (Phoenicopterus roseus), mantienen el contacto con el grupo emitiendo graznidos.
Cámara Nikon D4, objetivo Nikon 600mm VR,
v1/250s, f/4, ISO 125.
La Mancha.

Flamenco Común (Phoenicopterus roseus), en vuelo.
Cámara Nikon D4, objetivo Nikon 600mm VR,
v1/1600s, f/6.3, ISO 400.
La Mancha.

Flamenco Común (Phoenicopterus roseus), aunque gregarios mantienen jerarquías adoptando posturas intimidatorias.
Cámara Nikon D4, objetivo Nikon 600mm VR + TC 1.4 II,
v1/800s, f/5.6, ISO 450.
La Mancha.

Flamenco Común (Phoenicopterus roseus), ejemplar descansando junto a cigüeñuelas.
Cámara Nikon D300, objetivo Nikon 600mm VR,
v1/1000s, f/7.1, ISO 200.
La Mancha.

Flamenco Común (Phoenicopterus roseus), antes de elevar el vuelo necesitan correr por encima del agua.
Cámara Nikon D4, objetivo Nikon 600mm VR,
v1/1600s, f/6.3, ISO 400.
La Mancha.


Flamenco Común (Phoenicopterus roseus), sus largas patas le permiten vadear lugares que no son accesibles a otras aves.
Cámara Nikon D4, objetivo Nikon 600mm VR, v1/640s, f/6.3, ISO 125.
La Mancha.

Flamenco Común (Phoenicopterus roseus), la diferencia de tamaño es obvia entre ejemplares.
Cámara Nikon D4, objetivo Nikon 600mm VR + TC 1.4 II,
v1/800s, f/5.6, ISO 100.
La Mancha.

Flamenco Común (Phoenicopterus roseus), al amanecer.
Cámara Nikon D4, objetivo Nikon 600mm VR,
v1/250s, f/7.1, ISO 200.
La Mancha.


Flamenco Común (Phoenicopterus roseus), alimentándose en zonas de agua profunda al amanecer.
Cámara Nikon D4, objetivo Nikon 600mm VR, v1/1000s, f/11, ISO 400.
La Mancha.


viernes, 30 de diciembre de 2016

El párido crestado europeo (Lophophanes cristatus)



El Herrerillo Capuchino (Lophophanes cristatus), es inconfundible por su llamativa cresta, única en los páridos europeos. Ligado como todos los páridos a las zonas arboladas, este además está vinculado a los bosques con viejos pinos. De carácter confiado puede ser observado a poca distancia por los humanos sin mostrar recelo, lo que lo convierte en un candidato perfecto para poder ser fotografiado.


Herrerillo Capuchino (Lophophanes cristatus).
Cámara Nikon D5, objetivo AF-S NIKKOR 600mm f/4E FL ED VR + TC 1.4 II, v1/2000s, f/5.6, ISO 560.
Comunidad de Madrid.


 Herrerillo Capuchino (Lophophanes cristatus).
 Cámara Nikon D5, objetivo AF-S NIKKOR 600mm f/4E FL ED VR + TC 1.4 II, v1/500s, f/5.6, ISO 125.
Comunidad de Madrid.
 

 Herrerillo Capuchino (Lophophanes cristatus).
 Cámara Nikon D5, objetivo AF-S NIKKOR 600mm f/4E FL ED VR + TC 1.4 II, v1/2000s, f/5.6, ISO 500.
Comunidad de Madrid.
 

 Herrerillo Capuchino (Lophophanes cristatus).
 Cámara Nikon D5, objetivo AF-S NIKKOR 600mm f/4E FL ED VR + TC 1.4 II, v1/2000s, f/5.6, ISO 450.
Comunidad de Madrid.
 

Herrerillo Capuchino (Lophophanes cristatus).
 Cámara Nikon D5, objetivo AF-S NIKKOR 600mm f/4E FL ED VR + TC 1.4 II, v1/2000s, f/5.6, ISO 640.
Comunidad de Madrid.